jueves, octubre 19, 2006

Emprendedor de la Conquista



Hernán Cortés


Hay de hombres a hombres y de conquistadores a conquistadores. Hernán Cortés fue un gran conquistador. Español de origen y con una cultura muy superior a la del promedio de sus demás congéneres, Cortés sería llamado en poco tiempo para ocupar las páginas de la historia.

Se podrá hablar (o escribir) sobre muchos conquistadores. De hecho ya se han tocado en estas mismas páginas a grandes hombres como lo fueron Alejando Magno, Carlomagno, Carlos V, entre otros. Hoy toca acercarnos un poco más a nuestro pueblo, a nuestros orígenes. A esa raza de la cual partimos y de la cual, de un modo u otro, tenemos que sentirnos orgullosos.

No siempre se puede hablar bien de los conquistadores. En México, por desconocida razón, o por causa que tal vez quisiera ignorar, aplaudimos y adoramos a aquellos que nos conquistan: a aquellos que nos quitan todo; a los que nos humillan, nos quitan y violan nuestras mujeres, nos roban, nos vejan, nos hacen esclavos y nos hacen sentir idiotas.

Esto es sólo una parte de la historia de la conquista. Hecho que, por otra parte, no podemos negar, mucho menos olvidar, pero tampoco enaltecer. La conquista se dio. Pueblos cayeron, otros vinieron, tomaron el mando y, la vida, como siempre, continuó.